Dólar supera los 18 pesos; petróleo y BMV se hunden

Posted · Add Comment

El Banco de México (BdeM) inyectó liquidez al mercado cambiario, por segunda ocasión este jueves, mediante otra subasta de dólares de la reserva internacional de divisas por un monto de 200 millones de dólares, que fueron colocados en su totalidad entre intermediarios financieros, informó el banco central.

Con esa operación, este día el banco central ha vendido reservas por 400 millones de dólares, que no han sido suficientes para contener la depreciación de la moneda. Su valor frente a la divisa estadunidense toca mínimos históricos.

A las 13:00 horas y por espacio de dos minutos, el banco central abrió una subasta de 200 millones de dólares, que fueron tomados en 14 operaciones por siete intermediarios financieros, a un tipo de cambio ponderado de 17.70 pesos por dólar.

Cuatro horas antes, a las 9:00 de la mañana, el Banco de México había inyectado liquidez al mercado cambiario, mediante la venta por subasta de 200 millones de dólares, a un tipo de cambio promedio de 17.65 pesos por dólar.

Las dos intervenciones del banco central se dieron en momentos en que la divisa estadunidense se vende en ventanillas bancarias hasta en 18.05 pesos por dólar, como es el caso de BBVA Bancomer, mientras que en las transacciones de mayoreo, las más representativas del mercado de divisas, la cotización ronda 17.80 pesos por unidad de la divisa estadounidense.

Este jueves, el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, alertó que el gobierno chino podría iniciar una etapa de depreciación de su moneda, el yuan, para ganar participación en los mercados Internacionales ante la desaceleración de su economía, la segunda de mayor tamaño en el mundo, lo que llevaría a periodos de inestabilidad financiera mundial.

La depreciación del peso es producto de esa inestabilidad generada por la situación de la economía china, de acuerdo con declaraciones de Videgaray en un encuentro con embajadores y cónsules de México.

Ganadores y perdedores

La depreciación del peso encarece los costos para los importadores de productos y mercancías, como los alimentos de los que México es deficitario, así como de las empresas y el gobierno que tienen pasivos en moneda extranjera. En cambio, beneficia a los exportadores o a familias receptoras de remesas, que pueden cobrar más pesos por los dólares que reciben.

La depreciación del peso es provocada por la continuada caída en el precio internacional del petróleo, cuya exportación constituye una de las cinco principales fuentes de divisas de México. El miércoles, un barril de la mezcla de crudo mexicano de exportación cotizó en 24.75 dólares, menos de la mitad del precio previsto por el gobierno federal para este año, de 49 dólares por barril.

Además de la caída en el precio del petróleo, la aparición de señales de crisis en la economía china, la segunda de mayor tamaño en el mundo después de la de Estados Unidos, afecta el desempeño de los recados financieros en la mayor parte del mundo y el valor de las monedas.

“Lo que empezó como una desaceleración hasta cierto punto controlada en China, parece estarse convirtiendo ya en una crisis. No existe una definición en la teoría económica para crisis, pero suele aplicarse el término cuando se pierde el control sobre las variables económica”, dijo Gabriela Siller, directora de análisis económico y financiero de Banco Base.

En el caso de China, la crisis parece estarse dando en su mercado financiero, particularmente en su bolsa de valores y es probable que su sistema bancario, el cual durante 2015 dio señales de falta de liquidez, se vea seriamente afectado, apuntó.

Al inicio de la jornada, el mercado de capitales de China se desplomó 7 por ciento, lo que ocasionó que nuevamente fuera cerrado, por segunda vez esta semana.

En el año, la bolsa de Shanghái acumula una pérdida de 11.7 por ciento, equivalente a 520 mil millones de dólares, poco menos de un tercio del valor de la economía mexicana, que es de un billón 800 mil millones de dólares.

“Las autoridades chinas son poco transparentes con su información, por lo que las medidas tomadas por el Banco Popular de China, de permitir una depreciación del yuan, así como los cierres de operaciones preventivos en el mercado de capitales, en algunas ocasiones pueden estar ocasionando más incertidumbre en lugar de ayudar”, agregó Siller.

En los primeros siete días del año, China está siendo el centro de atención de todo el mundo por las implicaciones que su situación tiene sobre el resto de la economía global. En este sentido, el petróleo se vio nuevamente afectado, cayendo el precio del WTI a un mínimo desde 2004 de 32.10 dólares por barril, mientras que la mezcla mexicana de exportación se ubicó ayer en 24.75 dólares por barril, nivel que pudiera estar ya por debajo del costo de producción, apuntó.

Por su parte, el tipo de cambio alcanzó un nuevo máximo histórico de 17.7187 pesos por dólar, con lo que se incrementa la probabilidad de alcanzar 18.00 pesos durante el mes de enero, consideró.

Históricamente, dijo, la primera semana de enero se caracteriza por un bajo volumen de operaciones, pero en el 2016 el volumen se ha reactivado rápidamente como consecuencia de que las empresas han reaccionado al incremento del tipo de cambio. A pesar de las depreciaciones del peso y de la situación china, se espera que la economía mexicana muestre en el 2016 un incremento ligeramente mayor al del 2015, ya que México muestra una mayor correlación con la economía estadunidense, la cual se espera que crezca este año alrededor de 2.5 por ciento.

 
 
Visión Empresarial

Manuel Ma. Contreras 228 Despacho 2, Colonia Vértice Toluca, México.
Teléfono: (722) 184 3202
e-mail: info@visionempresarial.org.mx

DMS